Literatura infantil

Leer es vivir

Nivel 3. A partir de 10 años

Tadeo, aprendiz de pirata

  Descargar ficha   Solicitar muestra digital

Honradez, valentía, amistad, responsabilidad y aventuras

Para realizar su mayor ilusión, ser pirata, Tadeo, en cuanto tuvo edad, se lanzó al mar en una antigua barquita de pesca, pertrechada ahora con dos cañones y rebautizada con el nombre de “La Espada del Mar”. Sabía Tadeo que lo primero que tenía que hacer era entrevistarse con el gobernador de la Isla del Sable, el famoso pirata Barbagrís, y presentarle sus respetos. Cuando por fin consigue arribar a la isla y presentarse, Barbagrís se ríe de su aspecto enclenque y le comenta que para ser pirata hay que robar oro: sin él, nunca será nadie. Novela de aventuras enmarcada en un ambiente de piratas que parodia y reescribe las normas de tal subgénero adaptándolo además a las claves de la literatura infantil. A partir de un texto ágil y ameno, el autor nos presenta una divertida novela de aventuras, en la que Tadeo, un hombrecillo pequeño y gran marinero, tendrá como principal problema para conseguir su propósito no sólo su aspecto, sino su propia conciencia.

Las trenzas de Luna

  Descargar ficha   Solicitar muestra digital

Valores y entorno social

Un escritor recibe una carta mágica que le envía una maestra amiga suya en la que aparece el título para un libro y una idea sobre la que escribir. Esto no gusta demasiado al escritor pues considera que él tiene imaginación suficiente, pero lo acepta y comienzan así dos caminos distintos: el de la creación de una obra para niños y el de los alumnos de la maestra, que se implican en el bonito y arduo trabajo de escribir un libro, estableciéndose un puente entre estos niños y la protagonista de la historia que crea el autor: Luna, una niña de un país lejano con ojos tristes y largas trenzas negras. Pero, ¿qué necesita Luna?

El vendedor de agujeros

  Descargar ficha   Solicitar muestra digital

Valores

Un buen día en que Alfredo piensa visitar a su abuela, se encuentra en la plaza del pueblo a un extraño vendedor. Al chocar contra su maletín, caen al suelo unos círculos negros que parecen... ­agujeros! Se trata de Porfirio, un científico extravagante que ha inventado la fabricación de agujeros, si bien el invento es imperfecto. Por ello se considera, en buena parte, un fracasado. El problema de tan asombroso invento es que, como siempre, cuando algo bueno cae en manos de gente malvada, puede provocar un caos social.